Para reenviar a todas los sacerdotes del Instituto

________________________

Roma, 6 de mayo de 2010.

Queridos todos:

Les mando este texto que el P. Buela presentará en los próximos días.

Hemos pedido a los Provinciales que los informen bien de la actual situación, según lo que hemos venido informando a ellos de manera reservada en mails de los días 6 de marzo, 8 de marzo, 21 de marzo, 9 de abril y 30 de abril.

La información contenida aquí es estrictamente confidencial. No pueden comentarla con nadie de fuera del Instituto (laicos, parientes, Servidoras, etc.). Si alguien les pregunta o comenta algo en mérito, derívenlo al respectivo Provincial.

Ponemos esta situación en manos de María Santísima, confiados en su amorosa protección, pidiéndole la gracia de estar muy unidos a nuestro Fundador.

Un gran abrazo, en Cristo y María

P. Gonzalo

_____________________________

Rev. P. Gonzalo Ruiz Freites, IVE

Instituto del Verbo Encarnado – Italia

_____________________________

Roma, 8 de mayo de 2010.

Nuestra Señora de Luján

Beatísimo Padre:

Escribo a Vuestra Santidad con sentimientos de profunda gratitud por haber acogido benévolamente mi súplica del pasado 8 de marzo.

He empeñado gran parte de mi vida en fundar y llevar adelante el Instituto del Verbo Encarnado. Ahora ya estoy entrado en años, y con algunos problemas de salud, al mismo tiempo que el Instituto ha crecido mucho. La infinita Providencia de Dios lo ha hecho florecer en muchos lugares y en abundantes vocaciones, y hoy está consolidado en sus estructuras de formación y de gobierno. Por otra parte, desde nuestros inicios y hasta el presente hemos tenido que atravesar por numerosas dificultades, en las cuales hemos experimentado el cuidado amoroso de Dios. Como hijos de la Santa Iglesia también nuestra Familia Religiosa peregrina en el mundo entre los consuelos de Dios y las persecuciones de los hombres (San Agustín). Considero esto una inmensa gracia de Dios.

Como expresé a Vuestra Santidad en mi súplica, estimo oportuno retirarme nuevamente del oficio de Superior General, como ya lo hice una vez en 1994. Por tanto, por medio de la presente y de buen grado, presento a Vuestra Santidad mi renuncia al oficio de Superior General del Instituto del Verbo Encarnado.

Particularmente deseo agradecer a Vuestra Santidad la decisión de impedir  el envío de un Comisario Pontificio para el Instituto, de manera que ante mi renuncia sean las mismas autoridades del Instituto previstas en las Constituciones las que continúen llevándolo adelante.

Profundamente agradecido por la benignidad mostrada hacia mí y hacia los demás miembros del Instituto, lo saludo cordialmente implorando su paternal bendición y asegurándole el recuerdo en nuestras oraciones.

Suyo devotísimo, en Cristo y María.

R. P. Carlos Miguel Buela, IVE