La renuncia del fundador del IVE, Carlos Buela, deja muchos interrogantes y temores. ¿Es la renuncia verdaderamente un alejarse del poder? ¿Arregló Buela con el Papa a puerta cerrada -la no intervención por salida silenciosa-?

La influencia y poder de Buela sigue siendo decisiva en el IVE y eso no se resuelve con solo dejar de ser superior general. Los comportamientos del Fundador son  desconocidos por gran parte de los miembros del IVE y por eso la imagen creada del fundador no sólo no representa la realidad sino que es una mentira orquestada. Buela ha sabido manipular hábilmente su propia imagen, ha sabido crearse coartadas (¡persecución, calumnia!), desacreditar y humillar a las víctimas para que fueran y sean consideradas ‘locos’, ‘traidores’, ‘apostatas’, ‘¡infieles al carisma!’ y de esa manera lo que puedan llegar a decir era y es para muchos tan solo una mentira. Por mucho tiempo supo ganarse la confianza, familiaridad y sobre todo el silencio de los que lo rodeaban y así fortalecer su papel de fundador carismático.

La carta de ‘renuncia’ de Carlos Buela al Papa Benedicto XVI, súper confidencial que ni los padres del clero o laicos o monjas pueden conocer, da a entender un ‘arreglo’ hecho con Roma.

Particularmente deseo agradecer a Vuestra Santidad la decisión de impedir  el envío de un Comisario Pontificio para el Instituto, de manera que ante mi renuncia sean las mismas autoridades del Instituto previstas en las Constituciones las que continúen llevándolo adelante (Carlos Buela a S.S. Benedicto XVI. 8 de Mayo 2010)

Como bien expresaba un comentarista anónimo está involucrando al Papa en un encubrimiento o complicidad sumamente difusa, sea cual fuere el motivo por el que se detiene la intervención apostólica.

A decir verdad la intervención por parte de la Santa Sede mediante un Visitador tampoco hace una gran diferencia cuando la manipulación continúa a nivel interno. El Instituto del Verbo Encarnado fue intervenido varias veces por Comisarios Pontificios que entre otras cosas mandaron a cerrar las casas de formación, o daban órdenes que nunca fueron en realidad cumplidas.

El temor más grande que queda de toda esta situación es que después de la renuncia de Carlos Miguel Buela la cosa quede silenciada y no haya un seguimiento responsable por parte de las autoridades eclesiásticas sobre la influencia que los fundadores tienen o ejercen en el gobierno de las instituciones, incluso después de que se apartan del gobierno oficial y formal de la institución.

Varios de los miembros de la cúpula de estas instituciones son cómplices de la venta de una imagen distorsionada del fundador y por tanto o están en negación de que el fundador sea un vendedor de mentiras o simplemente encubren a sabiendas porque tienen temor a perder ellos mismo poder o temor de quedar fuera del ‘circulo’, temor de perder ese sentido de ‘pertenencia’. En estos momentos de sorpresa, consternación, asombro y confusión se acrecientan las intrigas en la cúpula del IVE ya que esta carta súper secreta fue compartida con el exterior.

 Esperemos que el abuso y la manipulación sean vencidas por la verdad y que la verdad traiga tranquilidad y esperanza a quienes han quedado consternados y afligidos con el caer del velo.

Anuncios