Amenazas, insultos, burlas, causar miedo… Hay un par de tipos que siguen dale que dale con emails y comentarios buscando intimidar de modo personal a algunos de los que escriben en este blog. Se identifican a sí mismos como ex miembros del Instituto del Verbo Encarnado y admiradores del mismo. Por alguna razón no escriben sobre sus felices experiencias sino que insultan y amenazan a administradores de este blog que han tenido experiencias negativas dentro del IVE.  Intimidar no conduce a ninguna solución, no arroja luz de ningún tipo, pone a todos a la defensiva y es la conducta que justamente se critica en los modos de ejercer presión del IVE.

La intimidación es una conducta instintiva en los animales y es causada por la competitividad mayormente sexual que existe entre los machos. Entre los seres humanos la intimidación se da como consecuencia de la búsqueda de dominio en el ámbito e interacción social. El uso de la intimidación se da en diversos grados en la interacción humana y está presente de manera más notable en la niñez o entre personas inmaduras de carácter. Puede ser empleada conscientemente o inconscientemente, y un porcentaje de gente que lo emplea conscientemente puede hacerlo como resultado de tener ideas racionalizadas de apropiación, utilidad o autoafirmación.