Artículo publicado por infocatólica

Los organizadores de la Misa Solemne Pontifical según el rito tradicional, con motivo del quinto aniversario de la proclamación como Pontífice de Benedicto XVI, que se celebrará el sábado en la Basílica Nacional de la Inmaculada Concepción en Washington, han decidido sustituir como oficiante al cardenal Darío Castrillón Hoyos. La decisión se ha tomado tras la polémica surgida en los últimos días al conocerse que elogió por carta a un obispo francés por no denunciar a las autoridades civiles a un sacerdote implicado en casos de abuso de menores. Monseñor Edward J. Slattery, obispo de Tulsa, Oklahoma, presidirá el Solemne Pontifical, según se ha conocido esta tarde.

(Agencias/InfoCatólica) La decisión de relevar al cardenal Darío Castrillón Hoyos como oficiante fue tomada por el Instituto Paulus, el grupo laico que organiza la misa, según una nota de prensa emitida ayer. Los organizadores tomaron la medida después de recibir numerosas quejas de las víctimas de abuso sexual en los Estados Unidos.

Esta tarde se ha conocido que monseñor Edward J. Slattery, obispo de Tulsa, Oklahoma, celebrará el Solemne Pontifical. Paul King, presidente del Instituto Paulus dijo que el obispo “tiene experiencia en la celebración de la Misa, y estaba disponible”. Se espera que asistan miles de personas a la Misa, que además será retransmitida por EWTN, a partir de las 12.30 del sábado.

La Red de Supervivientes de las Víctimas de Abusos de Sacerdotes había interpelado el martes al Papa y al arzobispo de Washington para que no permitieran que el cardenal Castrillón presidiese la misa. Ayer, diversos sacerdotes locales dijeron que no asistirían al oficio, y se elevó el nivel de oposición pública al evento, según informaron diversos medios .

El Solemne Pontifical según la forma extraordinaria del rito romano (misa tradicional o en latín) es un acontecimiento, por cuanto que será celebrada por primera vez en cincuenta años en la Basílica Nacional de la Inmaculada Concepción de Washington. Participará un coro de cien voces en latín y Monseñor Castrillón había sido elegido para oficiarla por su reconocida experiencia y competencia en el oficio de la Misa tradicional en latín, ya que presidió hasta hace un año la Pontificia Comisión Ecclesia Dei

Nota del Instituto Paulus

En la nota de prensa hecha pública, los organizadores de la Misa afirman que:

Tras consultar a Su Eminencia el Cardenal Darío Castrillón Hoyos, el Instituto Paulus ha acordado buscar otro celebrante de la Solemne Misa Mayor Pontifical, que tendrá lugar el 24 de abril. Esta medida ayudará a mantener la solemnidad, reverencia y belleza de la Misa. 

El Instituto Paulus se constituyó para la propagación de la liturgia sagrada. La Misa tradicional en latín prevista para el 24 de abril para conmemorar el quinto aniversario de la proclamación como Pontífice de Benedicto XVI es un acontecimiento litúrgico mucho mayor que el celebrante concreto. Nos pusimos en contacto con el cardenal Castrillón para que celebrase la misa al comienzo de lo que ha sido un esfuerzo de tres años debido a su especial experiencia en la celebración de esta forma de la Misa y por sus esfuerzos durante los pontificados de Juan Pablo II y Benedicto XVI para fomentar la forma tradicional de la Misa , y de toda la liturgia y los sacramentos. 

Estamos buscando otro obispo que celebre la Solemne Misa Pontifical el sábado y confiamos en que alguno accederá a ello. En cualquier caso, en el Santuario Nacional de la Inmaculada Concepción se celebrará el sábado a la 1 PM una Misa tradicional en latín bella y digna, y será la primera vez en casi medio siglo que esto suceda. Todos los fieles están invitados a asistir. 

El Instituto Paulus considera todo abuso sexual como algo trágico y como pecado abominable y  apoya la lucha del Papa Benedicto XVI para eliminar esta enfermedad de la Iglesia. Se pone del lado de cada víctima de abuso sexual cometido por un clérigo y desea ardientemente curar las heridas hechas a su dignidad humana, reivindicar sus derechos civiles y canónicos, y ayudar a volver a Cristo a todos los que lo han perdido. 

A tal fin, el Instituto Paulo apoya las normas dadas por el Sumo Pontífice Romano y la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos respecto a que todos los obispos deben denunciar los delitos de abuso sexual a la policía, de conformidad con lo establecido en las leyes civiles. Sin embargo, el Instituto Paulus no es competente, ni tiene los datos necesarios para formarse una opinión sobre lo aparecido recientemente en los medios de comunicación sobre el cardenal Castrillón.