La Iglesia y la Pedofilia: Una herida abierta

Ante el problema de los abusos sexuales cometidos por sacerdotes, el Papa ha pedido claridad. Es lo que pretenden conseguir estos sacerdotes psicólogos con el libro “La Iglesia y la Pedofilia: Una herida abierta”.

P. Hans Zollner
Co-autor, “La Iglesia y al Pedofilia: Una herida abierta”

“Quisimos conocer mejor este problema y sobre todo ver de cerca qué dicen los psiquiatras, y los psicólogos. Profundizamos en este tema y escribimos este libro”.
P. Giovanni Cucci
Co-autor, “La Iglesia y la pedofília: Una herida abierta”

“Este libro pretende ayudar a los sacerdotes a saber comunicar los problemas y a ser conscientes de la relevancia pública que un sacerdote tiene”.
Estos dos sacerdotes son psicólogos, por lo que han podido estudiar lo ocurrido desde un punto de vista tanto religioso como psicológico.
P. Giovanni Cucci
Co-autor, “La Iglesia y la pedofília: Una herida abierta”

“Existe un gran problema y es que hay muy pocos estudios psicológicos sobre este tema. Hemos llamado la atención también sobre esto. No ha habido casi investigaciones psiquiátricas o  psicológicas al respecto, por miedo a etiquetar o a discriminar a las personas”.
La obra no sólo profundiza en el problema de los sacerdotes que han cometido abusos, sino que también presenta soluciones.
P. Hans Zollner
Co-autor, “La Iglesia y al Pedofilia: Una herida abierta”
“Queremos enseñar a los formadores de seminarios y de noviciados, a reconocer los signos que indican la posibilidad de que en el futuro ese sacerdote, o aspirante al sacerdocio, desarrolle una patología”.
P. Giovanni Cucci
Co-autor, “La Iglesia y la pedofília: Una herida abierta”

“Si una persona presenta uno de estos signos no significa que sea pedófilo. Significa que se debe poner especial atención. Quizás no caiga en la pedofilia, pero puede ser un sacerdote que no sabe escuchar, que no es capaz de darse al otro, de servir a los más necesitados. Un sacerdote centrado en sí mismo”.
Algunos síntomas que los formadores deben tener en cuenta son el concepto que tienen del poder y el  uso que hacen de él o la relación con los adultos. Al no ser capaz de relacionarse de manera normal con personas de su misma edad, podría intentar llenar ese vacío abusando de niños.
Se trata de una grave patología que puede ser detectada y en algunos casos reconducida si los formadores saben dónde y cómo preguntar a los futuros sacerdotes. Algo que estos dos psicólogos y profesores de la Pontificia Universidad Gregoriana llevan haciendo muchos años y que han recogido en este libro.
Anuncios