12 octubre 2010. En gran parte de Occidente el Cristianismo se está debilitando. Benedicto XVI quiere dar un vuelco a la situación con un Consejo para la nueva evangelización de los países de Occidente, de Europa y América del Norte.

Su primer presidente, el arzobispo italiano Rino Fisichella presentó en el Vaticano el Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización, que llevará el mensaje cristiano a todos los puntos de la sociedad.

Arz. Rino Fisichella
Presidente,  Pont. Cons. para Promoción de la Nueva Evangelización
“Es un gran desafío porque supone devolver a los países en los que hace siglos o milenios se ha anunciado el Evangelio, la fuerte vitalidad que es típica de los cristianos. Esa vitalidad les permitirá de nuevo ser capaces de crear cultura y contribuir al progreso de todos”.

El nuevo consejo promoverá la difusión y puesta en práctica de las enseñanzas del Papa sobre la nueva evangelización, y especialmente la nueva versión del  catecismo de la Iglesia Católica. También estudiará y coordinará las iniciativas que ya funcionan y estimulará el uso de los medios de comunicación como instrumentos para la reevangelización.

Arz. Rino Fisichella
Presidente,  Pont. Cons. para Promoción de la Nueva Evangelización
“La reevangelizar significa volver a dar importancia a lo esencial, a la persona de Jesucristo que es amor y que es el rostro de un Dios que ama. Debemos hacer lo posible para mostrar con una catequesis adecuada la vía de la belleza que lleva a comunicar el Evangelio”.

En las próximas semanas el Papa nombrará un grupo de cardenales, obispos y expertos para completar el equipo que emprenderá esta nueva misión.