Ya esta empezando a salir a la luz el tema de los encubridores de los abusos y abusadores. El tema triste no es sólo tener un sacerdote como el padre Maciel que violaba a sus propios hijos, o un cura abusador sexual (y de poder) como Karadima o un fundador acosador sexual como el padre Buela. Es triste tambien saber que hay quienes los encubren permitiendo que los abusos continuen y que las víctimas sigan sufriendo la injusticia del sangano libre y lleno de honores.

El derecho civil considera a los encubridores tan culpables como a los mismo delinquentes. En la iglesia se ve que hay una linea borrosa entre encubrir, respetar el secreto del delinquente, y el bien de los fieles y menores. Hay quienes confunden el secreto de confesión que no se debe revelar, con el encubrir y son dos cosas diferentes. Los encubridores de los curas abusadores sabían y saben de los desvaríos de los compañeros no a travez de la confesión sino que se los ha informado al respecto de otro modo y por eso se los juzga.

Poco a poco van a ir investigando las autoridades civiles y esperemos que la autoridad eclesiástica a quienes a sabiendas y estando en autoridad o en poder de remediar la situación, han ocultado los desvaríos de estos sacerdotes abusadores. Esperemos que esta purificación de la Iglesia sea para mejor y bien de los más desprotegidos.

http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=8742

El Card. Velasio de Paolis desmiente que no se vaya investigar a los encubridores de Maciel

La creación de la «Comisión de la verdad» para investigar a los que pudieron encubrir la doble vida del fundador de los Legionarios de Cristo, padre Marcial Maciel Degollado, no ha sido absolutamente descartada. «No hemos cerrado el tema y el debate interno continúa», aclaró el cardenal Velasio De Paolis, delegado del Papa para reformar la Congregación, sacudida en sus cimientos por los actos de Maciel.

(El Mexicano/InfoCatólica) De esta manera, el purpurado desmintió la noticia, según la cual él mismo había decidido en cambio no establecer dicha comisión, ante la imposibilidad de descubrir a los supuestos encubridores de los actos del fundador “porque no se tienen las pruebas”.

“Hemos reflexionado mucho sobre esto y seguimos debatiendo entre todos nosotros. Hay quienes están de acuerdo en crear la comisión y quienes hacen hincapié en los problemas que ello provocaría”, considerando la falta de elementos que prueben la complicidad de éste o aquel legionario.

En otras palabras, aseguró el cardenal, “todavía no hemos desatado el nudo, es decir aún no hemos encontrado la solución, pero esto no significa mínimamente que hemos renunciado al establecimiento de la comisión”.