Monseñor William Lynn es el primer sacerdote juzgado no por abuso sino por ENCUBRIR a sacerdotes abusadores. Este es un juicio sin precedentes, muy importante para el futuro y con implicaciones muy serias para quienes encubrieron o encubren a sacerdotes que han cometido abusos.

Las preguntas son: ¿Son culpables los encubridores de los abusadores? ¿Qué tipo de responsabilidad u obligación moral tienen los clerigos con poder sobre los abusadores? ¿Es justo hacerlos responsables? ¿Cuáles serán las consecuencias a seguir de condenar a Monseñor William Lynn?

El Juicio

Monseñor Lynn es enjuiciado por encubrir -se pueden leer artículos aparecidos en NTN24 o La Jornada o Telesur- a los clérigos acusados de abuso. Este juicio no tiene precedentes en la historia de juicios a clérigos en poder de remover y apartar del ejercicio ministerial y público a los abusadores.

Monseñor Lynn enfrenta una condena de hasta 28 años de cárcel. La única defensa posible de Monseñor Lynn es recargar la culpa sobre el ya fallecido Cardenal Anthony Bevilaqua.

Los abogados de monseñor William Lynn dijeron que preparó esa lista (una lista de 35 curas en actividad acusados de abuso de menores) en 1994 sobre la base de archivos secretos de la Arquidiócesis de Filadelfia y la entregó al difunto cardenal Anthony Bevilacqua. Este ordenó a sus principales colaboradores que la destruyeran, según documentos eclesiásticos dados a conocer en la corte.

***
El derecho eclesiástico requiere que la jerarquíia investigue las denuncias, dijo Doyle (especialista en derecho canónico). Y el arzobispo, siguiendo las enseñanzas de Jesús, debió de haber buscado a las víctimas para ofrecerles atención pastoral, añadió.
***
Bevilacqua murió en enero, a los 88 años, semanas después de hacer una declaración grabada en video que se podrá usar en el juicio. Sufría de cáncer y demencia, y los abogados de Lynn han insinuado que tenía escaso recuerdo de los sucesos en torno a los abusos sexuales cometidos por curas.

Los fiscales de Filadelfia fustigaron a Bevilacqua y su sucesor, el cardenal Justin Rigali, pero dijeron que no podían acusarlos debido a los plazos de prescripción. Pero consideran a la arquidiócesis y a otros individuos “socios delictivos no acusados” en el juicio sin precedentes de Lynn.
artículo completo aqui UNIVISION

***
La asistente del fiscal, Jacqueline Coelho, describió a Lynn como el “guardián de los secretos”, encargado de proteger a la iglesia del escándalo y mantener a los feligreses en la ignorancia.“La protección de los niños era la cosa más alejada de la mente del acusado Lynn”, dijo Coelho, quien prometió una meticulosa revisión de los archivos de la Iglesia en los cuales Lynn se verá incriminado por sus propias palabras. Artículo en La Nacion
***
La fiscalía presentó decenas de documentos de los archivos secretos de la arquidiócesis de Filadelfia… para probar su caso contra monseñor William Lynn, quien fue secretario del clero de la arquidiócesis de Filadelfia desde 1992 hasta 2004 y encargado de investigar quejas contra sacerdotes.Acusado de poner a menores en peligro…sin advertir a nadie sobre las denuncias, para proteger la reputación de la Iglesia.Sus abogados dicen que Lynn trató de lidiar con las acusaciones de abusos, pero se vio obstaculizado por sus superiores, incluyendo el cardenal Bevilacqua.

No puede, por razones obvias, la defensa de Mons. Lynn ser basada en la ‘obediencia de oficio’ porque pertenece a una institución que respeta la conciencia individual. La ‘obediencia’ u obedecer contra conciencia es inmoral.

Mons. Lynn tenía a su dispocisión los medios y la autoridad para proponer remover a clérigos abusadores del ejercicio público de funciones como advertir a los fieles o desenmascarar a los culpables. Tenía poder para ofrecer la ayuda y protección requerida a las víctimas y prevenir futuros incidentes de abuso.

Los resultados de este juicio y sus consecuencias

Los clérigos en y con poder sobre otros clérigos dentro de la iglesia (los llamaré ‘Superiores’ para usar terminología eclesiástica) son los que reciben e investigan las acusaciones contra los clérigos a su cargo. ¿Que tipo de responsabilidad moral y cívica y por tanto que obligaciones tiene un ‘Superior’ cuando sabe que en sus líneas tiene un sacerdote o religioso que ejerce abuso ya sea sexual o de poder o de conciencia?

El tema de la obligación moral es para una discusión profunda y creo que a la luz de los hechos actuales probablemente podemos hacer un análisis nuevo y más profundo de esa responsabilidad. Lo dejaremos para otro post por ahora.

El tema de la obligación moral y civil de los que tienen responsabilidades de poder dentro de la Iglesia es lo que está en debate. El hacer responsables a los Superiores en remover, castigar y prevenir delitos del clero es lo que se está decidiendo y es el tema de debate en este juicio. Si se prueba una responsabilidad culpable en Monseñor Lynn de encubrir los delitos de abuso, él se convertirá en cómplice de los abusos.

Si Monseñor Lynn es declarado culpable se seguirán juicios contra Cardenales, Obispos y Superiores Religiosos que han encubierto abusos del clero. Si en el juicio se castiga a Monseñor Lynn con la condena a prisión, muchos otros le seguirán los pasos. Me viene a la mente el Cardenal Bernard Law, Cardenales en oficio actualmente, Superiores de congregaciones como el Padre Alvaro Corcura de los Legionarios de Cristo, etc. Todos los que a sabiendas se han hecho cómplices y han ocultado o mantenido la buena fama de un abusador corren riesgos de ser llevados a los tribunales.

“Si se comienza a investigar a este tipo de responsables, si realmente se comienza a hacerlo, religiosos que se han convertido en obispos quedarán envueltos en el escándalo”, dijo a la AFP Terry McKiernan, del sitio bishop-accountability.org, que documenta este tipo de abusos en la Iglesia Católica. “Es un lío que la Iglesia en Estados Unidos no quiere que se abra”, agregó. Artículo en La Nacion

Muchos Superiores en el mundo (Cardenales, Obispos, Superiores Religiosos) ya se han anticipado a lo que se viene ya sea por razones de conciencia, ya sea por temor de juicio civil. Muchos han sancionado o denunciado públicamente a los abusadores otros han renunciado ellos mismos al poder.

El obispo de Limerick, Donal Murray, renunció a principios de este mes luego de que también se le criticara en el informe (público nacional).

Se encontró que durante el tiempo que Murray estuvo como obispo auxiliar de Dublín -desde 1982 hasta 1996- desdeñó las denuncias sobre los abusos cometidos por un sacerdote.

***

Un obispo del norte de California cuya diócesis recientemente se vio implicada en casos de abuso sexual cometidos por sacerdotes en contra de menores presentó el jueves su renuncia tras 11 años en el cargo.
El Vaticano anunció que el papa Benedicto XVI aceptó la renuncia de Daniel Walsh, obispo de la diócesis de Santa Rosa.
En 2006, Walsh fue amenazado con enfrentar cargos penales por no reportar las acusaciones de mala conducta…

***

El papa Benedicto XVI aceptó ayer la renuncia de James Moriarty, obispo irlandés, por su papel en el encubrimiento de abuso de menores por parte de sacerdotes en Dublín. Se trata del tercer obispo de ese país que renuncia en los últimos cuatro meses como resultado del escándalo de abusos y otros dos han ofrecido su alejamiento.

***

Cabe recordar que Luis Fernando Figari Rodrigo renunció inesperadamente en diciembre pasado al cargo de Superior General del Soladitium Christianae Vitae (SCV) y de las demás instituciones que forman parte de la sociedad, por “motivos de salud”.

En esa ocasión, también trascendió que el verdadero motivo de su renuncia fueron las denuncias contra el desaparecido Germán Doig (estaba en proceso de canonización), quien fuera su mano derecha. El Sodalicio se vio obligado a reconocer mediante un comunicado la ‘inconducta sexual’ del candidato a santo.

***

Dos obispos auxiliares de Dublín, Eamonn Walsh y Ray Field, también han presentado su renuncia.

Fuentes: AP, DPA

Esta semana ha sido una semana de examinación de las pruebas contra Monseñor Lynn y también se le hizo examinación en el estrado. Las posibles consecuencias del resutado de este juicio mantiene a las autoridades tanto civiles como eclesiásticas en estado de tensión.

Esperemos que aquellos que están en situaciones de poder dentro de la Iglesia y al cuidado del bien común no dejen impunes a los abusadores y que siempre mantengan en mente el bien sobre todo de los más indefensos como son los niños. ¡Denuncien, castiguen, prevengan!

Anuncios