Aveces nos quejamos por cosas tan triviales… Vean esta audición de un huérfano de Irak. Después de conocer su historia uno se da cuenta de lo patético que son las quejas pequeñas.