Comentario/Carta recibida el 24 de Enero, 2016.

Estimado:
En el momento que lo defendí a Buela, yo estaba convencido de que era inocente. No entraba en mi cabeza la posibilidad de que fuese culpable, porque en la Historia de la Iglesia hay muchos casos de persecuciones injustas a fundadores (San Juan de la Cruz, San Juan Bosco, etc). El P. Buela tenía muchas cosas a favor de Él, sobre todo las misiones de el IVE (muchas de ellas emblemáticas), las obras de caridad en los hogarcitos, la cantidad de gente buena que juntaba. A esto se le suma su predicación (muchas de sus homilías son excelentes), su “fama de santidad”, etc. No es casualidad que haya engañado con su conducta no solamente a mí, sino a gran parte del nacionalismo católico. Incluso a engañado a gente de altísimo nivel social, económico, cultural, intelectual, etc. EPSON DSC picture

Hoy en día como sacerdote que soy (aunque ya no del IVE) me he empeñado en poner mi granito de arena para que Buela sea castigado por sus crímenes y para que las víctimas obtengan la justicia que merecen.

Yo me arrepiento de haberlo defendido, honestamente me equivoqué y lo reconozco. Sus secuaces (los del consejo general) los he visto en acción, y he descubierto que me han mentido muchas veces, no solo a mí, sino a muchas otras personas. A ellos tampoco tengo manera de defenderlos, pues son indefendibles. Pero usted comprenderá que tampoco su blog era “muy claro que digamos”. Hay miles de blogs mintiendo, difamando y calumniando gente inocente. De eso también tengo experiencia. Era muy fácil confundirlos a ustedes con “resentidos, calumniadores y traidores”, ya que la información que ustedes ponían en el blog, al menos para mí, no era suficientemente clara. Lo mismo, su modo de explicar las cosas hace pensar que no tienen amor por la verdad, sino que solo quieren embarrar a un hombre santo. Por dar un ejemplo de lo que digo: El hecho de que la mayoría dejen y queden pocos en la congregación, no significa que la congregación es mala. Cristo también fue abandonado por todos sus discípulos en el momento de la Pasión. No es que porque muchos se van, la obra es mala. Aunque hoy en día yo no tengo dudas de que Buela es culpable, en su momento dudé porque tampoco ustedes eran claros en sus acusaciones (al menos, para mí no lo eran, quizás no por un problema de ustedes, sino porque yo no podía concebir que “un santazo” fuese el ogro que ustedes describían). Sabiendo que Buela es culpable, así como en su momento lo defendí, hoy en día como sacerdote que soy (aunque ya no del IVE) me he empeñado en poner mi granito de arena para que Buela sea castigado por sus crímenes y para que las victimas obtengan la justicia que merecen.

arrepentimiento00Lo mismo, haré lo que está de mi parte para que los encubridores también paguen el daño realizado. Obviamente, yo no quiero venganza ni conservo odio ni rancor en mi corazón. Es más, rezo todos los días por el Padre Buela y sus secuaces. Pero hoy en día rezo por su conversión, ya que realmente la necesitan. También rezo por las víctimas, para que puedan recuperar sus vidas y seguir adelante. De nuevo, reitero mis disculpas a las víctimas de Buela y me arrepiento de haberlo defendido. Lo que pueda hacer para colaborar en hacer el bien, lo haré.

Mariano Eduardo Sleet