Uno de los hijos mexicanos de Maciel demanda a los Legionarios

Uno de los hijos mexicanos de Maciel demanda a los Legionarios

Irene Hdez. Velasco | Roma – Actualizado martes 22/06/2010

Raúl González, junto a su abogado, en la rueda de prensa sobre la demanda. | ApRaúl González, junto a su abogado, en la rueda de prensa sobre la demanda. | Ap
  • Acusa a la congregación de cerrar los ojos ante los abusos de su fundador
  • Reclama una indemnización por las violaciones sufridas por él y su hermano
  • La demanda ha sido presentada en Estados Unidos

Entre las decenas y decenas de menores de edad que sufrieron los abusos sexuales de Marcial Maciel, el sacerdote mexicano fundador de los Legionarios de Cristo, se encontraba un chaval llamado Raúl González. Era un chico moreno y de pelo encrespado que tenía 10 años cuando comenzó a padecer los avances pederastas del sacerdote. Con una precisión: el cura que abusaba de él era además su padre…

Ese hombre ahora tiene 30 años y ayer tenía previsto presentar en Connecticut, donde se encuentra la sede central de los Legionarios en Estados Unidos, una demanda contra la congregación fundada por su progenitor. González sostiene que es en parte responsable de que Maciel abusara de él, ya que durante décadas ignoró las denuncias por pederastia presentadas él por varios seminaristas y encubrió sus abusos.

El abogado de Raúl González, Jeff Anderson -el mismo letrado que lleva numerosos de los juicios por pederastia que se siguen en Estados Unidos contra sacerdotes católicos- ya anunció hace días que presentaría ante los tribunales de Connecticut la demanda del hijo de Maciel contra los Legionarios. En la misma el joven reclama a la congregación una cifra no especificada por los daños sufridos, pero que podría ser millonaria.

De hecho, los Legionarios emitieron en mayo un comunicado en el que, sin confirmar ni negar las acusaciones de Raúl González, aseguraban que éste les había solicitado 26 millones de dólares (21 millones de euros) a cambio de guardar silencio, y que se habían negado a sus exigencias. El propio González así lo ha admitido y, ante la negativa de los Legionarios a satisfacer sus demandas, él y su familia comenzaron a conceder entrevistas a medios de comunicación.

La primera, a la CNN en español. En ella la madre de Raúl González, Blanca Lara Gutiérrez, afirmó que conoció a Maciel en Cuernavaca bajo el nombre de Raúl Rivas en 1970, cuando ella tenía 19 años y él 56, y que le hizo creer que era un agente de la CIA. Con él tuvo, según dice, dos hijos y adoptó un tercero, fruto de una relación anterior de la mujer. Todos (Omar, Raúl y Cristian) fueron registrados con el apellido González Lara.

Raúl, además, ha concedido una larga entrevista a la edición online del National Catholic Reporter, el respetado semanario católico estadounidense. En la misma, hecha pública ayer, Raúl asegura que Maciel trató de abusar de él ya cuando tenía siete años. «Pero mi instinto me dijo que aquello no podía ser. Me revolví y el paró. No me forzó», afirma. Sin embargo, los abusos se consumaron tres años después. Fue en un viaje a Madrid en 1990 cuando Maciel comenzó a violar a Raúl y a su hermanastro Omar, tres años mayor que él, realizando fotografías de los actos.

Según el supuesto hijo de Maciel, a partir de ahí cada vez que viajaba junto a su padre éste abusaba de él. Como cuando, con 11 años, fue enviado durante dos años a Dublín para aprender inglés y un fin de semana se reunió con su padre en Londres. Según su relato, le llevó a dar un paseo, compró revistas pornográficas, se las enseñó en un hotel y luego abusó de él.

Raúl González asegura que su hermanastro Omar también sufrió los abusos del fundador de los Legionarios de Cristo. «Cuando estábamos de vacaciones un abuso llevaba al otro. Todos los días que estábamos con mi padre, en todos los viajes, hubo abusos», asegura, revelando que el ‘modus operandi’ de Maciel era siempre el mismo: se quejaba de que le dolía una pierna, pedía a algunos de sus hijos que le diera friegas, luego reclamaba un masaje y a partir de ahí…

Los abusos se prolongaron durante nueve años, hasta que en 1998 Raúl González cayó en una depresión profunda. «Yo estaba conmocionado. Me sentía enfadado, me sentía triste, sentía muchas cosas… Y los abusos sobre mi hermano fueron realmente fuertes».

Ahora, Raúl González reclama a los Legionarios de Cristo una indemnización por todo el infierno que pasó a manos del fundador de esa congregación, a la sazón su padre. Sobre todo porque Maciel le aseguró en 2003 que en un banco suizo tenía un fondo con dinero que el día de mañana sería para Raúl, sus hermanos y su madre. «Dijo que nos daría seis millones de dólares y que el dinero estaba en un depósito en Suiza», asegura según recoge el ‘National Catholic Reporter’. Un fondo que, sin embargo, estaba vacío.

La demanda contra los Legionarios de Cristo presentada por el hijo de Marcial Maciel será uno de los asuntos con los que tendrá que lidiar el nuevo responsable de la congregación nombrado por el Papa Benedicto XVI, y cuyo nombre se espera que se haga público en los próximos días. Todo apunta a que el elegido por el Papa para poner orden en los Legionarios será el arzobispo Velasio de Paolis, un italiano de 74 años, presidente de la prefectura de Asuntos Económicos de la Santa Sede

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s